Menú principal
amplificador_transistores
Reportajes

Amplificación a transistores

La gran mayoría de equipos de música de Alta Fidelidad que encontramos en el mercado incorporan amplificadores en estado sólido (a transistores). Pero independientemente de sus indudables ventajas prácticas, ¿Funcionan todos igual?

Como ya se ha comentado al hablar de las válvulas, el auge de los aparatos a transistores (o de estado sólido) está motivado por sus ventajas prácticas: menor tamaño, menor peso, menor distorsión… en un entorno en que la miniaturización de los aparatos eléctricos parece imparable, el audio de alta gama se debate entre la pureza audiófila y cuestiones más terrenales como la economía, la disponibilidad de espacio, o incluso, la estética y compatibilidad con el resto de la decoración. Desde luego, un integrado compacto y vanguardista como el Devialet analizado en Tu Alta Fidelidad tiene muchos puntos para ser aceptado por todos los miembros de una casa.

A menudo, para elegir el producto que va a entrar en nuestro hogar hemos de compatibilizar una serie de variables y restricciones de difícil integración. Pero este ya sería un tema digno de un polémico debate y uno de los objetivos de éste reportaje es arrojar un poco de luz sobre cuestiones técnicas sobre las que, a menudo, se pasa por encima. Por eso, antes de entrar en cuestiones más generales, vamos a clasificar los diferentes tipos de amplificadores según su funcionamiento técnico:

 

  • Amplificadores Clase A

Dentro de ésta tipología, la tensión de polarización y la amplitud máxima de la señal de entrada poseen valores tales que hacen que la corriente de salida circule durante todo el período de la señal de entrada. Es decir, son amplificadores que consumen altas corrientes continuas de su fuente de alimentación independientemente de la señal proveniente del preamplificador o la fuente. De entrada, tienen una gran dinámica y son muy apreciados por los aficionados por su comportamiento preciso y musculado. Suelen ser más grandes porque necesitan disipar mejor el calor sobrante. Frecuentemente son más caros y, con toda seguridad, consumen más energía.

 

  •  Amplificadores Clase B

En este modo, la tensión de polarización y la amplitud máxima de la señal de entrada poseen valores que hacen que la corriente de salida circule durante un semiperíodo de la señal de entrada. Los amplificadores de clase B se caracterizan por tener intensidad casi nula a través de sus transistores cuando no hay señal en la entrada del circuito. La eficiencia energética mejora ostensiblemente respecto la clase anterior.

 

  •  Amplificadores Clase AB

Esta categoría supone un modo de funcionamiento híbrido entre los dos anteriores combinando algunas de sus ventajas. En este caso, eliminamos la llamada distorsión de cruce. Los amplificadores de Clase AB reciben una pequeña polarización constante en su entrada, independiente de la existencia de señal. son muy habituales en muchos fabricantes, al tener un alto rendimiento con una buena calidad de sonido.

 

  • Amplificadores Clase C

Un amplificador de potencia funciona en Clase C cuando la tensión de polarización y la amplitud máxima de la señal de entrada poseen valores tales que hacen que la corriente de salida circule durante menos de un semiperíodo de la señal de entrada. Tienen un buen rendimiento en potencia.

 

  • Amplificadores Clase D

A veces se les llama digitales aunque el término no se corresponde verdaderamente con su funcionamiento. En este caso, se usa el modo conmutado de los transistores para regular la entrega de potencia. Por lo tanto, el amplificador se caracteriza por una gran eficiencia (se desperdicia muy poca energía), a la vez que se reduce al mínimo la emisión de calor. De esta forma, se puede minimizar aún más el peso del amplificador. Además, si se requiere una conversión de voltaje, la alta frecuencia de conmutación permite que los transformadores de audio sean reemplazados por pequeños inductores. A menudo se consideran poco audiófilos, pero tienen interesantes aplicaciones como por ejemplo alimentar altavoces o subwoofers activos.

En la práctica, no siempre podremos identificar con claridad la verdadera naturaleza técnica de cada aparato porque a menudo los fabricantes combinan diferentes tecnologías, inventan su propia clase o, simplemente, no especifican de una forma inequívoca la pertenencia de sus modelos a una u otra categoría.

Por eso deberemos relativizar todas estas cuestiones técnicas y explorar de una forma práctica el verdadero resultado que ofrece cada uno de los amplificadores de las distintas marcas.

amplificador_transistores_2
amplificador_transistores_3

UNA CUESTIÓN IMPORTANTE: ¿INTEGRADO O PREVIO + ETAPA?

En un sistema de configuración clásica, tenemos dos elementos: Por un lado, el previo o preamplificador que se encarga de seleccionar la fuente y dosificar el volumen y por otro la etapa de potencia o amplificador en sentido estricto que es el encargado de alimentar a las cajas aportando el músculo necesario. Incluso podemos encontrar sistemas cuyas etapas independientes para cada canal (derecho, izquierdo) para mantener la separación y la pureza en cada lado. La evolución tecnológica y el empleo de transformadores toroidales ha permitido mayores dosis de potencia con menos peso, tamaño contenido y menos vibraciones. De ahí que podamos ver en el mercado amplificadores que en una misma carcasa incorporen ambas funciones con un rendimiento que no tiene nada que envidiar a los clásicos sistemas separados. Pero los aficionados más ortodoxos defienden que independizando cada función y disponiendo cada aparato de su propia fuente de alimentación la etapa aportaría, entonces, una potencia continua y sin restricciones que optimizará su rendimiento.

 



Tp-link neffos c5

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR