Menú principal
Tu Alta Fidelidad KEF E305 sistema 5.1
Análisis

KEF E305 sistema 5.1

KEF E305, el sistema 5.1 con mejores prestaciones

Se perfila como un sistema de 5.1 de diseño innovador y fácilmente integrable. Son ganadores de varios premios, además de este, como los EISA 2013/2014.

Además también fue reconocido en los Premios ON OFF 2014 como mejor sistema de cajas para home cinema 5.1

En general, el concepto de los sistemas de Cine en Casa 5.1 persigue alcanzar a un amplio público para el visionado de películas, conciertos e, incluso, la audición de música. Es una solución versátil y polivalente, pero que no tiene por qué ser cara o elitista. Y, para que sea práctica y fácil de integrar, el tamaño y estética de los altavoces deberán estar muy bien estudiados. Partiendo de ahí, KEF, ha creado, desde cero, un producto con vocación de ganador. Y no me estoy refiriendo únicamente a la concesión del premio EISA en la disputada categoría del Home Teather Loudspeaker. Es obvio que los ingenieros y diseñadores de KEF buscaban una victoria destacada y contundente tanto entre la prensa especializada como entre el gran público. Y para ello no podían dejar de lado ningún aspecto ni cometer el más mínimo error. Podemos decir que con el KEF E301 han lanzado un producto redondo en todos los sentidos. O mejor dicho, ovalado. Porque partiendo de una estética de limpias líneas nórdicas, los altavoces de KEF adoptan una de las formas geométricas más perfectas de la naturaleza, el huevo. Así, obtenemos un producto que parece inspirado por el onírico universo daliniano pero que encaja con conceptos rabiosamente actuales y personales como los de la conocida marca de la manzana. Pero no se trata solo de estética. Al manipular tanto los satélites como el subwoofer constatamos que estamos ante un producto sólido, relativamente pesado y muy resistente. Detalles como el cable oculto por dentro de los soportes o la posibilidad de instalar en horizontal o vertical con tan solo girar la base, nos demuestran la adaptabilidad y el cuidado por los detalles del que hablábamos. Pero lo mejor de todo es lo que no se ve. Directamente importado de las gamas superiores de KEF, el famoso transductor concéntrico Uni-Q está en el corazón de cada uno de los altavoces. Con 19 mm. de diámetro, pero sobretodo con una asombrosa capacidad de excursión (desplazamiento vibracional del transductor), nos introduce no ya en el Home Cinema sino, también, en el mundo de la Alta Fidelidad. El subwoofer, por su parte, en el diseño de la caja sellada, adopta soluciones ensayadas en la inalcanzable columna Blade de la marca inglesa.

Tu Alta Fidelidad KEF E305 sistema 5.1

Probando el equipo

Pero todo esto no tendría la menor importancia si, luego, los resultados no son los deseados. Queremos saber si todo este despliegue de ingeniería va a quedar en un mero ejercicio de diseño y marketing, o si por el contrario, es capaz de aplastar a sus rivales y merecer el premio que ostenta. Vamos a asociar el sistema a un Arcam FMJ AVR750 cuya solvencia y calidad, igualan, como mínimo, al conjunto de KEF. En la película “Pearl Habour” (Michael Bay, 2.001), las balas de las ametralladoras silban, rebotan o caen al agua con gran realismo y precisión espacial, mientras que el sonido del rudimentario sistema de propulsión de los torpedos japoneses es creíble y, por lo tanto, amenazador. Después de la escena, me doy cuenta de cuál es la principal virtud del sistema KEF: ese gran realismo totalmente alejado de un efectismo grandilocuente que solo busca la sorpresa. Conseguir levantarnos de la butaca con una gran explosión lo pueden hacer muchos subwoofers, pero hacernos sentir la angustia de los marineros atrapados en el casco del barco cuyos golpes desesperados no van a servir de nada… KEF busca la autenticidad por encima del artificio gratuito y, en esta película, ambientada en la segunda guerra mundial, el sonido tiene ese toque analógico propio de una guerra aún poco tecnificada donde la precisión tímbrica a la hora de reproducir los efectos sonoros es vital para conservar ese sabor de la época. Por otro lado, estamos visionando y escuchando a altos niveles de volumen y los altavoces, ya de por sí discretos, acaban desapareciendo. También las voces protagonistas suenan naturales y dramáticas, sobretodo en la versión original en inglés.

 

Probándolo con música

Pero vamos a continuar con el Blu-ray del concierto de Carlos Santana “Live in Montreux” (2.011). De nuevo trabajamos a un volumen mucho más alto del que estaría permitido en muchas viviendas. En la pista “Corazón Espinado/Guajira” voces e intervenciones solistas de Santana se alternan. Los KEF sitúan a cada uno de ellos en su lugar, consiguiendo un posicionamiento holográfico del escenario. La canción se prolonga con un interminable solo de batería protagonizado por la propia mujer del guitarrista, Cindy. Los KEF no desfallecen y nos transmiten el ritmo y la fuerza de la percusión con una auténtica exhibición de dinámica y contundencia. Descubrimos la segunda gran virtud del sistema: la perfecta coherencia en el sonido. Es decir, no percibimos en ningún momento los tan temidos saltos tonales de los que otros equipos adolecen. La integración del subwoofer con los demás altavoces es ejemplar y el conjunto llega a sonar como un verdadero sistema de High End pero con un plus de inmersión espacial en el concierto que nos hace disfrutar como si estuviéramos en Montreux en julio del 2.011. Mención especial merece el trabajo del tweeter de KEF, que no metaliza ni colorea en ningún momento. Los ingenieros, tal como intuíamos en el visionado de la película anterior, persiguen más la fidelidad en la restitución de la grabación original que no una ilusión psicoacústica y efectista pero alejada de la realidad.

Por último voy a hacer una tercera y definitiva prueba: vamos a escuchar música grabada en formato estéreo. Para ello emplearé un disco comprometido y difícil que conozco bien: “Overtime” con Charlie Haden en formación de Big Band. En la segunda pista, el contrabajo de Haden en solitario nos introduce en el tema. El chasquido de los dedos en las cuerdas es perfectamente audible y nos ayuda a posicionar a Charlie apenas tres metros por delante nuestro. El trabajo del sub es magnífico. Lo hemos configurado en la posición flat (la boost es claramente exagerada). En el minuto 3, se incorporan los instrumentos de viento formando un arco de músicos delante nuestro justo por detrás de Charlie. El contrabajo no se esconde, pero, tampoco emborrona al resto de frecuencias. Realmente los KEF E302 están actuando como si fueran unas columnas de un sistema estéreo puro. Es más, estoy convencido que dejarán en evidencia a muchas cajas acústicas de gran volumen y presencia física. A pesar de la profusión de metales y de instrumentos en general, se mantiene en todo momento la separación de los mismos, sin causar fatiga auditiva y proporcionando una experiencia audiofilo-musical al más alto nivel. No deja de ser un descubrimiento sorprendente para mi, la enorme capacidad para reproducir música con calidad, detalle y realismo que ofrecen los KEF emulando a equipos de verdadera Ata Fidelidad de un coste mucho mayor. Está claro que ese era uno de los objetivos de los ingenieros de KEF y, desde luego, también lo han conseguidota.

 

Características

SISTEMA: El E305 se compone del Central E301c, cuatro satélites E301
y el subwoofer E2

ALTAVOCES SATÉLITES Y CENTRAL: Tweeter (0,75″), medios (4,25″) los dos de aluminio. Con respuesta en frecuencia 80Hz a 45kHz (-6dB)

SUBWOOFER: Autoamplificado de 250W en clase D, altavoz de 8″ con respuesta en frecuencia 33Hz a 280Hz (-6dB)
PRECIO: 999 €

 



Tp-link neffos c5

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR