Menú principal
Tu Alta Fidelidad Reportaje audio digital
Reportajes

Reportaje Audio Digital

Por Antonio Moreno

Amplía tu red doméstica con más puntos de red para acceder a Internet sin problemas

Tu Alta Fidelidad Reportaje audio digital

Que la conexión a la red doméstica de los elementos de nuestro sistema de audio y vídeo es cada vez más una necesidad ineludible, nadie lo duda. Prácticamente cualquier dispositivo moderno, ya sea televisor, lector de Blu-ray, consola de videojuegos, receptor AV o cualquier otro que se nos ocurra, es capaz de ofrecer prestaciones que se apoyan en la conexión a la red, para lo cual vienen equipados de un conector LAN, y cada vez con mayor frecuencia, de conexión WiFi, ya sea integrada u opcional mediante el uso de un adaptador USB. En el caso en que estén habilitados para WiFi, no hay ningún problema en extender la red hasta donde haga falta, dentro de la cobertura de nuestra red WiFi. Pero ¿qué ocurre si nuestro dispositivo no tiene posibilidad de WiFi y queremos instalarlo en un lugar al cual no llega nuestro cableado de red? En esta coyuntura, son varias las soluciones posibles. La primera es, indudablemente, ampliar nuestra red cableada, lo que a veces implicará añadir un hub si nuestro router ya tiene todos los puertos ocupados, y realizar una tirada de cables que quizás no nos apetezca hacer o suponga realizar operaciones complicadas. Si no queremos ampliar el cableado, no hay problema, disponemos de diversas soluciones para elegir.

 

La más sencilla son los adaptadores PLC, también llamados adaptadores Power Line. Estos dispositivos, que se pueden encontrar en el mercado a partir de 30 euros la pareja, utilizan el cableado de la corriente eléctrica existente en nuestro hogar para ampliar la red. Solo es necesario enchufar uno en una toma de corriente próxima al router, y el otro en otra toma cercana al dispositivo que queremos poner en red. Si esta solución no nos convence, por algún motivo, podemos utilizar un puente WiFi (Wireless Bridge). Pero esta solución requiere obligatoriamente, que el dispositivo que vamos a poner en red se encuentre dentro de la zona de cobertura de nuestra red WiFi.

 

El puente WiFi lo que hace es capturar la señal de nuestra red inalámbrica y convertirla a Ethernet. Tan solo hay que conectarlo al dispositivos que deseemos mediante cable de red, y ya lo tenemos hecho. Estas dos soluciones son las más fáciles de implementar y de encontrar en el mercado, aunque es posible localizar otras algo más complicadas de llevar a cabo. Como es lógico, cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Los PLC ocupan una toma de corriente cada uno, que no se puede utilizar para otra cosa, y no se pueden enchufar en regletas ni “ladrones”. La calidad de la señal depende del estado del cableado de la red eléctrica de nuestro hogar, pudiendo ser deficiente en instalaciones antiguas. El puente WiFi adolece de los inconvenientes de una red WiFi convencional. La calidad de la señal depende de una multitud de factores, y eso dependerá de la calidad de la señal de red que llegue al dispositivo conectado.

 



Tp-link neffos c5

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR